Comederos para perros: tamaños y formas

Calcula el volumen de la comida

Hay muchos tamaños de comederos para perros en el mercado. Escoge el apropiadoExisten multitud de precios, formas, materiales y tamaños de comederos para perros. Encontrar cachorros comiendo en comederos grandes porque “así le vale para cuando crezca”, o perros de gran tamaño bebiendo en comederos pequeños porque “era el que compramos cuando llegó a casa” no tiene sentido.

Determinar el mejor tamaño es muy complicado porque debemos pensar en cuanta cantidad de comida necesitamos albergar. Cada marca de pienso tiene un tamaño y forma de bola, además de distintas dosificaciones.

Un perro sedentario de 10 kg comerá alrededor de 120 gr de Orijen Original, pero necesitará casi 180 gr con otra marca, lo que representa alrededor del 50% más de comida (ahí se nota también la calidad del pienso). Sin embargo, esta misma cantidad de comida en una misma marca tendrá un volumen diferente en función de diversos factores.

las bolas grandes dejan mucho volumen vacío entre sí

La cantidad de agua evaporada durante el extrusionado influye en la cantidad de aire y, por tanto, en el tamaño de la bola. También los fabricantes hacen distintos tamaños de bola. Un buen truco es coger un envase de yogur, que siempre tienen marcado el volumen en el envase y pesar en él la ración de comida de nuestro perro. Así sabremos aproximadamente cuanto ocupa.

Tamaños de comederos para perros

Las medidas habituales de los comederos son de 0’1 lt, 0’25 lt, 0’5 lt, 0’75 lt, 1’5 lt. Teniendo en cuenta estos datos y tomando un pienso medio pongamos un ejemplo aproximado:

– 100 gr de pienso de bola mediana serían para un comedero de mínimo 300 ml. En el de 0’25 sobresaldría una montañita, que para un perro que coma con delicadeza podría valer, aunque lo recomendable sería el de 0’5 lt

– 100 gr de pienso de bola mini serían para un comedero de alrededor de 250 ml. El de 0’25 lt sería perfecto.

– 100 gr de pienso de bola grande serían para un comedero de alrededor de 400 ml. El de 0’5 lt sería la mejor opción.

Tendrás que comprar dos comederos para perros, uno más grande para el agua.

El recipiente que se escoja como bebedero sea siempre de un tamaño superior al del comedero, ya que el alimento seco requiere una mayor ingesta de agua para cuidar la salud renal.

Formas de comederos para perros

Aquí influyen mucho el carácter del perro y la forma en la que se relaciona con la comida. En general, la forma más clásica y sencilla es perfectamente válida como comedero para la inmensa mayoría de los perros. También existen variedades pensadas para facilitar la labor al propietario. Estudiemos un poco los pros y los contras de cada uno de estos comederos.

Comederos elevados

Los comederos para perros elevados solo deben usarse por recomendación veterinariaEstá especialmente indicado en algunas patologías digestivas como el megaesófago, en la cual debemos procurar que el perro coma con la cabeza elevada desde una posición de sentado. Puede ser una buena opción para perros con dolores en huesos o articulaciones, colocado a unos 15 cm por debajo del lomo. Sin embargo hay indicios de que estaría contraindicado en perros con predisposición a torsiones gástricas. Consulta con tu veterinario la salud  digestiva de tu perro antes de optar por esta opción.

Comederos para perros ansiosos

Tienen algún tipo de obstáculo en su interior. Están diseñados para evitar que el perro engulla. Un buen truco complementario es coger el mayor tamaño de bola disponible. Incluso puedes añadir agua para complicarlo un poco más. Pero cuidado si tu perro es tan listo como para volcar el comedero, no habrá agua que lo detenga.

La triste realidad es que la ansiedad es un problema serio que debería ser corregido. Estos comederos constituyen un parche al problema, que pretende camuflarlo en vez de corregirlo. También es cierto que pueden suponer un alivio mientras se trata de corregir el problema ya que esa forma tan ansiosa de comer produce trastornos digestivos como flatulencias, diarreas y vómitos entre los más comunes.

Otro inconveniente es que los más efectivos, que más obstáculos tienen, son de plástico. Como ya comentamos en este artículo, los comederos de plástico para perros no tienen ninguna garantía de calidad y puede ser perjudiciales a largo plazo.

Comederos anti-salpicaduras

Algunos perros son “torpes” a la hora de beber y salpican todo a su alrededor. No siempre se trata de un problema de ansiedad o miedo, aunque lo ideal es descartarlo antes de invertir en este comedero. A veces, simplemente están incómodos con su bebedero. Puedes probar a cambiar el color, el tamaño o el material del bebedero

Los comederos para perros antisalpicaduras son poco eficacesLa idea de estos bebederos con borde interior es que retengan las salpicaduras producidas por la lengua y aunque lo cierto es que algo retienen, no esperes milagros porque es probable que tu perro se aleje del bebedero chorreando agua por los belfos. En este caso, escoge un bebedero con el doble de capacidad del agua que vas a echar. Cuanto más cerca del borde esté el agua, más inútil será el bebedero.

Comederos para perros de raza cocker (altos y estrechos)

Los comederos para perros cocker impiden la visión del entornoSon conocidos como comederos para cocker aunque en realidad sirven para cualquier perro de orejas largas. Su forma está diseñada para que las orejas queden fuera cuando el perro coma o beba. De esta manera no queden partículas de comida ni humedad adheridas a piel o pelo que podrían terminar en una infección de piel. El único inconveniente es que a veces el perro debe meter tanto la cabeza para comer que pierde el contacto visual con el entorno, algo que puede incomodarlos.

Comederos automáticos o programables

Los comederos automaticos suelen ser de plástico, sin garantía de toxicidadTienen sus ventajas y desventajas. Son incómodos de limpiar, además de más caros y generalmente no tienen una gran capacidad. Pueden venir bien si quieres/necesitas que tu perro coma más veces al día y no estás en casa a la hora necesaria para alimentarlo.

En perros con problemas de ansiedad por la comida puede ser contraproducente, ya que huelen la comida aunque no puedan acceder a ella. Si tienes más de una mascota será buena idea comprar, como mínimo, uno por mascota para reducir (que no eliminar) el riesgo de disputa a la hora de comer. Y lo malo es que son siempre de plástico que, como ya vimos, pueden ser tóxicos.

Comederos de tolva

La ventaja es evidente: lo llenas de vez en cuando y te despreocupas durante días de alimentar a tu amigo. Suelen ser fáciles de volcar y existe el riesgo de que tu perro o gato engorde por tener la comida a libre disposición. Si tienes más de una mascota necesitas uno por mascota para reducir el riesgo de disputa a la hora de comer.

Un último consejo

No te dejes llevar por la «indicaciones generales». Hay quienes prefieren comer en comederos para perros diferentes de los recomendados. Muchos perros de pequeño tamaño y morro chato preferirán un comedero para gato. Algunos gatos grandes pueden necesitar comederos de perro. Identifica la necesidad de tu amigo y busca la mejor opción para cubrirla. No le obligues a comer a disgusto.

Observa el pico de estrés agudo de esta perrita ante su nuevo comedero. Recuerda que comer debería ser un placer.

Artículos relacionados:

Elige un comedero para perro o gato: materiales

Links de interés:

http://argos.portalveterinaria.com/noticia/12376/articulos-archivo/sindrome-de-dilatacion-torsion-gastrica.html

http://www.avepa.org/pdf/Vocalias/Lanzarote_2013_Disfagia_y_regurgitacion.pdf

¿A quien conoces que le interese esto?

1 thought on “Comederos para perros: tamaños y formas

Comments are closed.