Mi perro se marea – Anecdotario FriendlyPet.es

EL PERRO QUE SE MAREA EN EL COCHE… O NO

Había quedado con unos amigos para ir a comer unas hamburguesas. Como yo no tenía coche, uno de ellos se había ofrecido a llevarme en el suyo. Solo tenía que acercarme a su casa. Cuando llegue allí, descubrí que tenía perro. Le pregunté porque no llevaba el perro. Y me dijo que se mareaba en el coche. El pobre estaba bastante disgustado porque cada vez que se iba de vacaciones tenía que pensar a quien dejar el perro. Era una persona muy activa y durante las vacaciones usaba mucho el coche. Mantener a su perro todo el día mareado no le parecía razonable.

Hacía poco que yo había asistido a un seminario de fin de semana sobre miedo en perros. Tenía muy fresco mi memoria que no todos los perros que se marean, realmente se marean. A veces solo tienen miedo y los síntomas son tan parecidos que la gente se confunde. Así que le pregunté porque creía que su perro se mareaba. Que era lo que él notaba.

Me dijo que babeaba mucho, jadeaba mucho se mostraba muy nervioso y daba vueltas sin parar dentro del coche. Incluso desde antes de entrar al coche.

Para mí era evidente que había un problema de miedo al coche. Lo que no era tan evidente era así, además, también se mareaba. Le conté mis sospechas a este chico y le pedí permiso para que llevase al perro en el coche e ir y yo sentada atrás con él, observándolo. Accedió y nos lo llevamos al hamburguesería.

Para mí era bastante evidente que el perro tenía un miedo terrible al coche. Así que decidí arriesgarme y sugerirle a este chico unas pautas para quitarle el miedo al perro y comprobar si realmente se mareaba, o solo era cuestión de miedo. Una semana más tarde hablé con él otra vez le pregunté. Me dijo que realmente el problema era de miedo. Ahora que había quitado el miedo de su perro al coche, viajaba perfectamente. Sin jadear y sin babear.

SÍNTOMAS EVIDENTES Y SÍNTOMAS CONFUNDIBLES

El babeo y el jadeo son síntomas de sobreexcitación que puede venir también de miedo. También son síntomas muy comunes en el mareo. Por eso estos son síntomas confundibles.

El vómito, aunque también puede ser un síntoma de sobreexcitación o de miedo, es menos frecuente en este caso. Sin embargo, el vómito si es frecuente en caso de mareo. Por eso, aunque el vómito no es un síntoma evidente, si puede ser un síntoma evidente de mareo.

La postura de la lengua también nos puede ayudar. Cuando un perro está mareado, la punta de la lengua cae sin fuerza. Sin embargo cuando la salivación y la lengua  fuera vienen de la sobreexcitación, es frecuente que la punta de la lengua tenga una pequeña curva hacia arriba.

El mareo produce descoordinación, por lo que si tu perro no para de moverse dentro del coche, lo normal es que esté nervioso y asustado. Sin embargo, si tropieza y se cae, se mueve con torpeza o se empeña en permanecer apoyado en el respaldo o la puerta, significa que está mareado.

Los ojos también pueden dar más pistas. Sí están muy abiertos y dilatados, lo que se conoce como ojo de ballena, podemos estar seguros de que nuestro perro está muy nervioso. Sin embargo si están cerrados al mismo tiempo que la lengua está fuera, como si le costase mantener los párpados en alto, es un claro síntoma de mareo.

PORQUÉ SE TRATA EL MAREO EN UN SEMINARIO SOBRE MIEDO EN PERRO

El mareo y el miedo pueden tener síntomas parecidos en un perro

Si nos paramos a pensarlo, en realidad es muy lógico. Muchos perros viajan en coche por primera vez cuando son separados de su madre y hermanos. Prácticamente todos los perros hacen sus primeros viajes en coche cuando van al veterinario. Añade a esto que los cachorros son más sensibles al desequilibrio entre vista y oído interno. ¿Como queremos que no cojan miedo al coche si sus primeras experiencias con él siempre causan malestar y terminan mal?

Además, el coche es un elemento extraño, con un olor extraño, con un ruido extraño, y en el que además todo se mueve aunque tú no te muevas. Todo esto es muy raro e imposible de comprender para un perro. Es nuestra responsabilidad enseñar a nuestro perro que el coche no tiene nada de malo. Pero esto no lo hacemos prácticamente nadie. Solo en algunos casos en los que los perros viajan para ir de excursión, acaban cambiando la asociación que tienen con el coche y convirtiéndolo en algo positivo. 

Por este motivo, quienes se dedican a la educación en positivo, han descubierto que la asociación negativa al coche, es un problema bastante frecuente. Y bastante frustrante para los propietarios.

ESTAS FUERON LAS PAUTAS QUE LE SUGERÍ

1.- Que su perro no volviese a viajar en coche en una temporada.

Queremos que deje de revivir las malas experiencias para poder sustituirlas por experiencias buenas.

2.- Conseguir que el perro dejase de ponerse nervioso ante la presencia del coche.

Si hace mucho tiempo que el perro tiene miedo al coche es posible que tengamos que repetir cada uno de los pasos varias veces al día y durante varios días. En periodos cortos, empezando por segundos hasta alcanzar los 15 minutos. Incluso ayudándonos de comida, siempre que la comida no produzca más nerviosismo. Empezamos dando vueltas alrededor del coche mientras abrimos y cerramos la puerta con la llave. Sólo con la llave.

3.- Que el perro se sienta a gusto dentro del coche.

Obligar al perro a subir al coche hará que nuestro perro desconfíe.

Cuando ya no se ponga nervioso, abrimos las puertas del coche y entramos. Entramos nosotros, sin obligar al perro, y lo incitamos a subir con comida o con juguetes. Según se sube al coche, inmediatamente, nos volvemos a bajar. Siempre despacio y con normalidad.

Cuando hayamos conseguido que el perro vea como normal subirse y bajarse del coche podemos empezar a mantenernos dentro del coche. Esto tiene que hacerse siempre poco a poco. Empezamos por unos segundos y vamos subiendo el tiempo, siempre controlando que el perro no se ponga nervioso. 

Después tendremos que empezar a cambiar la posición, es decir que el perro se quede sentado detrás, o en el maletero, o donde quieras que vaya. Mientras tanto, tu quédate sentado en el lugar en el que viajas normalmente. Esto se puede hacer en un solo día si los primeros pasos los has hecho bien. Es decir, llévate un libro, siéntate en tu sitio y vete leyendo hasta que tu perro se tumbe. No cometas el error de bajarte del coche en el mismo momento en el que tu perro se tumba. Deja que pase un tiempo disfrutando de estar relajado dentro del coche.

4.- Que el perro deje de ponerse nervioso con el ruido del motor.

Haz esto durante unos pocos días y después empezamos a arrancar el motor. En este punto muchos perros vuelven a sentir miedo porque asocian el sonido. Tendrás que ser paciente y repetir muchas veces, de nuevo en periodos cortos. Es posible que le cueste mucho tranquilizarse ante el sonido del coche.

5.- Que el perro deje de asustarse cuando todo se mueve.

No es la forma más segura de viajar, pero al perro no le importa.

Una vez que hayas conseguido que se mantenga tranquilo con el motor arrancado, podemos pasar a mover el coche despacio, muy suavemente y muy poco. Como mucho dar la vuelta a la manzana. Iremos desplazándonos cada vez más lejos y más deprisa a medida que nuestro perro se vaya acostumbrando.

TRUCOS Y OTROS DATOS EXTRA

1.- El perro que viaja en maletero

Si quieres que tu perro viaje del maletero, una vez que se haya acostumbrado a entrar y salir del coche por las puertas, tendrás que enseñarle a subir y bajar desde el maletero. Es posible que tengas que repetir la jugada de meterte tú en el coche, en este caso del maletero, e incitarlo a que entre.

2.- El perro que viaja en transportín dentro del coche

Si quieres que tu perro viaje en transportín tendrás que enseñarle a estar tranquilo dentro del transportín antes de introducir el coche en la ecuación. También tendrás que plantearte si quieres que el perro se suba el transportín antes de meterlo en el coche o si prefieres meter el transportín en el coche sin el perro y que el perro entre después.

3.- La comida y el agua si se marea

Si tu perro es como mi Lua y se marea, pero solo un poco, debes tener mucho cuidado con el uso de la comida. Cuando llegues a la fase de empezar arrancar el motor no podrás usar comida. Menos aún cuando empieces a mover el coche. Tendrás que retirar de la comida y el agua entre una y cinco horas antes de subir al coche siempre que vayas a viajar. Y tener en cuenta que los trayectos con muchas curvas o con una conducción muy agresiva, siempre le sentarán mal. Además, cuando bajes del coche, deberás ofrecer el agua en pequeñas cantidades y esperar otra media hora al menos antes de ofrecerle la comida. Si es cachorro, recuerda que no siempre deben pasar tanto tiempo sin comer.

4.- Medicamentos para el mareo

En la actualidad existen medicamentos sedantes que algunos propietarios utilizan para los viajes largos. El problema de estos medicamentos es que el perro sigue siendo consciente de que el coche se mueve. Al malestar producido por el miedo y/ el mareo, habrá que añadirle la frustración y el miedo de sentirse desvalido. También existen medicamentos que se llama antieméticos, es decir, que van contra el vómito. Esto puede venir mejor para un perro que realmente se marea.

REFLEXIÓN FINAL

No siempre que un perro jadea y babea en un coche, significa que se marea. Me consta que algunos veterinarios generalistas se equivocan cuando hacen diagnósticos en los que influye el componente etológico. Así que si quieres viajar con tu perro y siempre has creído que tu perro se marea: replanteatelo. Quizá se maree, o quizá no.

¿A quien conoces que le interese esto?