Que es el método CES en gatos callejeros. Ventajas y problemas

El método CES es una propuesta de control de colonias de gatos callejeros. Sus letras son las iniciales de Captura – Esterilización – Suelta, que es la base del método. Hasta aquí, nada nuevo bajo el sol. Hace años que las protectoras de todo el mundo luchan por conseguir la implantación de estos métodos por parte de las administraciones. Sin embargo, poca gente fuera de estas asociaciones conoce a fondo las ventajas y dificultades de este método de control de colonias de gatos callejeros. 

EXTERMINAR GATOS CALLEJEROS

Como ya hemos explicado en el artículo sobre fauna urbana, la presencia de gatos es inevitable en las ciudades. Hay alimento, hay cobijo, buen clima y aunque nadie abandonase gatos, los que ya están asilvestrados a las afueras de las ciudades terminarían por instalarse. 

Aún así, existen personas empeñadas en que los animales en las ciudades no deberían existir y que deben ser eliminados mediante venenos, trampas, caza, etc. Es una lástima, al igual que los salmones, morirán nadando contracorriente. Pero al contrario que los salmones, no alcanzarán su objetivo.

El único caso exitoso conocido, plagado de particularidades.

introducir gatos callejeros en la isla marion produjo un problemaEn 1948 se llevaron 5 gatos «mascota» a la estación meteorológica de la isla de Marion. La temperatura máxima en esta isla es de 5ºC en verano, lo cual podía inducir a pensar que esos gatos no sobrevivirían sin ayuda humana.

Sin embargo, los gatos lograron adaptarse y 20 años después, a pesar de las durísimas condiciones climatológicas, ya se contaban 2.000 gatos «salvajes». 

Debido a la cantidad de aves que estaban exterminando estos gatos, se inoculo un virus mortal con la intención de exterminarlos. El hecho de que sea una isla, proporcionaba la seguridad de que se contagiarían entre sí. Por supuesto, muchos murieron, pero otros se hicieron resistentes.

Finalmente, se cazaron los pocos gatos restantes. Es el único caso conocido en que se ha logrado exterminar a los gatos. Pero hablamos de una isla, con las condiciones meteorológicas extremas, y una gran inversión de medios económicos, logísticos y humanos. 

Australia lleva intentándolo desde el siglo XVIII

En un continente, donde los animales pueden viajar y el clima es apto, esos mismos 5 gatos podrían producir en esos mismos 20 años una población cercana a los 12.000 millones de gatos. Evidentemente, al no haber comida suficiente, no se alcanzaría esta cifra, pero la velocidad de reproducción es, sin duda, un gran problema.

los conejos fueron un problema introducido por el hombreEn Australia se introdujeron artificialmente gatos, conejos y zorros. Se estima que se alcanzaron cifras de 6 millones de gatos silvestres, más de 10.000 millones de conejos y otros tantos zorros. La última plaga procede de los camellos introducidos artificialmente y liberados con la llegada del motor de combustión. Llegaron a alcanzar el millón de ejemplares, con todo el consumo de agua que conlleva.

Los conejos producen unas pérdidas estimadas superiores a los 300 millones de dólares al año. Al igual que en la isla de Marion, se intento su exterminio mediante la inoculación de enfermedades específicas, pero los conejos acabaron volviéndose resistentes a la mixomatosis y volvieron a prosperar. Desde 2015 han vuelto a intentarlo con la fiebre hemorrágica, pero la falta de noticias sobre los resultados augura que no se ha cosechado el éxito deseado.

Efecto vacío

El límite de población en un ecosistema lo determinan la combinación de alimento, capacidad de reproducción y depredadores. Los depredadores en un entorno natural lo son para alimentarse o para proteger recursos comunes. El Lince en Doñana es un gran ejemplo, sólo hubo que reintroducir conejos libres de mixomatosis. En cuanto dispusieron de alimento, volvieron a prosperar.

Roger Tabor estudió varias poblaciones británicas de gatos callejeros en los años 80. Descubrió que por mucho que se extrajeran individuos de una colonia, rápidamente aparecían nuevos individuos. Probablemente, tras observar esta realidad, se buscaron otros métodos de control de población de gatos callejeros. Hasta ahora, el método CES es el único que está demostrando ser eficaz.

El efecto vacío, en realidad, es de sentido común: si disminuyes (incluso exterminas) una población asentada de una determinada especie, las poblaciones vecinas ocuparán el lugar para aprovechar los recursos que siguen disponibles. Es decir, que mientras no modifiques el entorno, no podrás acabar con una especie que ya se ha asentado.

LAS COLONIAS FELINAS URBANAS

Población de la colonia

Las asociaciones dedicadas al control de colonias felinas no se ponen de acuerdo en cuanto al número de individuos o estructura social de una colonia de gatos callejeros. Teniendo en cuenta estas discrepancias, las colonias de gatos en las que no se ha implantado el método CES varían desde los 15 hasta los 80 individuos.

La manera de controlar la población, y así obtener los beneficios de una población felina sin que se convierta en plaga, es el control de natalidad. Es la implantación del método CES. Como puedes ver en el gráfico inferior, los adultos fértiles producen una retroalimentación importante sobre la población de gatos callejeros. 

flujo poblacional de gatos callejeros

Beneficios que ofrecen los gatos en las ciudades.

Las ciudades no tienen grandes poblaciones de zorros, búhos o halcones que controlen la población de insectos y pequeños mamíferos. Los edificios complican mucho el vuelo de estos animales. También sucede que estos animales cazan mucho en terrenos lisos, donde su aguda vista les permite controlar grandes extensiones de terreno. Nuevamente la estructura de las ciudades impide este tipo de caza. En este sentido, los gatos son sus únicos depredadores.

QUÉ ES EL MÉTODO CES Y POR QUÉ APLICARLO

Captura, Esterilización y Suelta, siglas del método CES.

CES son las siglas de un método de control de gatos. Básicamente, se acostumbra a los gatos callejeros a alimentarse en un determinado lugar. Después se procura que lleven uno o dos días sin recibir comida y se pone una jaula trampa en la que acabaran cayendo por la comida.

Una vez capturados, se llevan al veterinario donde se esterilizan y se aplican los tratamientos que el animal pueda necesitar. Se realiza un corte en la oreja aprovechando la anestesia. De este modo se sabe quienes se han esterilizado sin lugar a dudas.

Hoy día, con las laparoscopias y los puntos reabsorvibles la convalecencia de machos y hembras es de apenas un día o dos. De este modo pasan poco tiempo fuera de su colonia. Además, la convalecencia transcurre en el interior de una jaula, así que supone un gran estrés del que conviene liberarlos a la mayor brevedad.

Mejor comportamiento: los maullidos y la agresividad

Algunos de los problemas que más quejas producen en la población, son los maullidos y peleas entre gatos. Especialmente a altas horas de la madrugada. Menos frecuentes, pero más preocupantes, son también los problemas relacionados con la agresividad de algunos gatos hacia perros o personas.

colonia de gatos callejeros con metodo CESLos maullidos y las peleas entre gatos suelen ser estacionales. Se producen durante las épocas de celo y cría. Evidentemente, con la esterilización incluida en el método CES, estos problemas desaparecen por completo.

En cuanto a la agresividad, está directamente relacionada con la defensa del territorio y los recursos. Si la población está siempre controlada, hay suficientes recursos para todos los gatos callejeros. De este modo, desaparecen las peleas.

Menos orina, olores en las calles

El intenso olor de la orina de algunos gatos callejeros, se debe a su necesidad de marcar territorio. Especialmente durante las épocas de celo. Nuevamente, la esterilización propuesta en el método CES, forma parte de la solución. En este caso, por doble motivo:

1.- No hay que proteger las hembras como recurso para procrear.

2.- La población disminuida hace que haya suficiente comida y cobijo para todos los gatos. No hay que pelear para sobrevivir al hambre, las inclemencias o los depredadores.

Calidad de vida para los gatos

Los gatos de colonias descontroladas, como ya se viene insistiendo, tienen que competir mucho. Pelean por las hembras, pelean por la comida, pelean por los lugares de descanso. Tanto pelear produce un gran desgaste. Si a esto sumamos, la escasez de comida y el desgaste propio de la actividad sexual, tenemos gatos con problemas de salud: bajos de defensas, propensos a enfermedades, propensos a parasitaciones y con una corta esperanza de vida.

Está comprobado que la esperanza de vida de un gato callejero en una colonia descontrolada es de tan solo 2 años, mientras que en una colonia controlada por método CES alcanza los 5 años.

Más higiene en la calle

Como viste en el gráfico, las enfermedades y defunciones son una de las maneras de perder población. Esta pérdida no siempre se produce en lugares controlados, por lo que los cadáveres de estos gatos pueden permanecer mucho tiempo escondidos. Esto es foco de suciedad y proliferación de otras especies animales.

Aún cuando no se empleen métodos externos para acabar con los gatos, cada gata tendrá 10 gatitos de media al año, de los cuales sobrevivirán al primer año de vida entre 1 y 3. Además de todos los gatitos muertos al año, los 15-80 adultos de la colonia morirán a lo largo de 2 años. Si multiplicas por el número de colonias de una ciudad, las cifras asustan.

Sin duda, es mucho más higiénico e imaginario tener menos gatos, pero más sanos.

PUNTOS CLAVE PARA EL ÉXITO DEL METODO CES

Hay que saber a qué jugamos: los voluntarios y los datos

Se necesita un grupo de personas comprometidas, dispuestas a estar a las duras y a las maduras. Han de buscar a los gatos y sus territorios. Es importante que tengan conocimientos y experiencia si es posible. En ocasiones tendrán que tomar decisiones que marcarán para siempre la vida de esos gatos.

También tienen que establecer un lugar adecuado donde dar de comer a los gatos. Aquí sería ideal que los ayuntamientos cediesen lugares fuera de uso: un terreno, un local, una nave, etc.

Han de ser lugares con poco tránsito para que los gatos se sientan seguros y salgan a la vista. Así las alimentadoras podrán conocerlos y llevar la cuenta. Lugares donde los gatos callejeros no entren en conflicto con, por ejemplo, los perros domésticos. En el futuro, serán estos lugares se usarán por los voluntarios para las capturas y sueltas.

Serán estos alimentadores quienes porten los datos más importantes: qué colonias hay, cuantos gatos la componen, cuantos son fértiles, si hay hembras en celo o preñadas, donde viven, crían y comen. Controlará los gatos nuevos, los faltantes, qué gatas faltan de salir a celo y las camadas. Al final, estos datos determinan cuantos recursos se necesitan para implantar el método CES y cuando es el momento de hacerlo.

También tendrán que mantener la zona limpia. Existen personas que, con su mejor intención, dejan comida casera para los gatos callejeros, produciendo suciedad y provocando la proliferación de olores y animales indeseados.

Extracciones: qué gatos dar en adopción

Los gatitos callejeros de entre uno y dos meses son los que mejor se adaptarán a una casaLos gatitos muy pequeños, pueden ser sacados de las calles antes de que se acostumbren a ellas. Esto implica, separarlos muy pronto de su madre. Las mayores tasas de adopción exitosa para estos gatitos están hacia los dos meses de edad.

Los gatos abandonados deben ser extraídos rápidamente de la colonia. La mayoría de estos gatos abandonados tendrán tantos problemas para adaptarse a la vida en la calle; y tantos problemas para ser aceptados por la colonia existente; que podrían no sobrevivir.

A los gatos callejeros les ocurre lo contrario. Normalmente no se adaptan a una vida de «mascota», obligados a doblegarse a las personas, a las paredes, a la alimentación impuesta, etc. Los intentos de sociabilizarlos en casas de acogida pueden dar buenos resultados. Sin embargo, si el intento fracasa, este gato podría tener muchos problemas para ser reintroducido en la colonia. Por este motivo, no se recomienda su extracción de la colonia

Algunos voluntarios se implican emocionalmente tanto con estos gatos «cariñosos». No pueden resistir la tentación de acariciarlos y jugar con ellos. Esto suele terminar mal. El gato se vuelve confiado con el ser humano. Tarde o temprano alguien se lo hace pagar. 

Por ultimo, tenemos los gatos ferales. Son esquivos, ariscos y nunca intentan interactuar con las personas. No siempre significa que tengan traumas a sus espaldas. Simplemente, nunca fueron socializados y no quieren saber nada de las personas. Nunca sobrevivirían a una adopción.

Nuevamente, los alimentadores deben distinguirlos y tomar decisiones al respecto. Tan grave es intentar llevar a una casa de acogida a un gato feral, como dejar en la calle a un gato abandonado.

Todos a una, como en Fuenteovejuna

Hay que actuar al mismo tiempo en todas las colonias de la ciudad. Si disminuyes la población en una colonia de gatos callejeros, pero no en las adyacentes, los gatos expulsados de otras colonias ocuparán  el lugar de los que faltan debido al efecto vacío. Lo ideal es actuar en todas las colonias más o menos al mismo tiempo.

Esterilizar por cirugía a tantos gatos exige: muchas casas de acogida; muchas jaulas trampa; mucho dinero en veterinarios; etc. La opción más práctica es esterilizar las colonias una a una, pero empleando contraceptivos orales en la comida del resto de las colonias. Esto puede ser una labor tediosa y costosa en muchos aspectos. Sin embargo, una vez tienes todas las colonias esterilizadas, el mantenimiento es pan comido.

Algunos estudios realizados por las asociaciones que más tiempo llevan controlando colonias de gatos callejeros ofrecen datos interesantes al respecto. La población se reduce entre un 55-80% en 6 años si esterilizas el 60% de los gatos de la ciudad.

Normalmente, cuando las colonias están «entrenadas» a comer en el mismo sitio, las capturas exitosas para esterilizar varían entre el 75-95% en función de la habilidad del alimentador.

anunciar una colonia controlada promociona el abandonoSecretismo, doloroso pero necesario

Es importante que nadie sepa donde viven y se alimentan las colonias.

Por una parte, para evitar que se les dejen venenos, trampas o comida en mal estado por parte de desalmados.

De otro lado, reducimos la posibilidad de que personas, con su mejor intención, jueguen con esos gatos. Los gatos callejeros deben tener miedo al ser humano.

Para terminar, y lo más doloroso: para evitar el efecto «lava-conciencias». En España aún es frecuente encontrar personas que declaran con orgullo que han dejado a su mascota en un lugar donde lo van a cuidar. Véase un albergue para perros, o una colonia de gatos gestionada por alimentadores.

RESUMEN

Los gatos callejeros van a seguir en las ciudades, como quedó demostrado en el artículo sobre fauna urbana, los constantes y fallidos intentos en Australia y el efecto vacío descubierto por Roger Tabor.

Controlar la población reduce los inconvenientes sin perder los beneficios de su existencia en las calles.

Controlar la natalidad es la mejor vía para controlar la población.

Los requisitos para implantar un CES exitoso son complicados, pero no imposibles.

 

¿A quien conoces que le interese esto?

2 thoughts on “Que es el método CES en gatos callejeros. Ventajas y problemas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.