Fisiología del estrés, especialmente frente al miedo

Podríamos hablar largo y tendido sobre el sistema nervioso autónomo y el endocrino. También sobre neurotransmisores como la dopamina, serotonina, glutamato, ácido-gamma-amio-butírico, etc. Incluso sobre hormonas como ACTH, LH, Testosterona, Insulina, Cortisol, etc. Pero entonces necesitaríamos docenas de páginas y no es nuestra intención saturarte como si tuvieras que examinarte sobre la fisiología del estrés. Para poder hacer un resumen de como funciona, vamos a pedirte un poco de fe sobre lo que vamos a contarte. También puedes empezar con las lecturas recomendadas para instruirte por tu cuenta.

Aparece el estímulo estresor

Aquí es donde todo empieza: un estímulo que el individuo (o su organismo) detecta como impedimento para cubrir o mantener cubiertas las necesidades básicas. Básicamente hablamos de hambre, sed, frío, calor, dolor, sueño, cansancio, soledad o miedo (de origen real o imaginario).

El miedo y el dolor son, entre nuestras mascotas, los estímulos estresores más frecuentes. Aunque no por eso debemos descuidar la posible participación de otros estresores.

Respuesta fisiológica o fisiología del estrés

Aumento de ciertas hormonas en sangre destinadas a la creación de recursos para poder ofrecer una respuesta al estímulo estresor. Por ejemplo, se sabe que cuando los lobos pasan largos períodos sin consumir carne, aumentan su capacidad para aprovechar los alimentos de origen vegetal mediante cambios hormonales que afectan a su capacidad digestiva. Dicho de otro modo:

Al lobo que no come carne,

le aprovecha hasta el forraje

La fisiología del estrés en casos de miedos es una de las más ignoradas por los propietarios
Fisiología del miedo

Entre los síntomas más destacables frente al miedo o la frustración están la desviación de la sangre de las vísceras hacia los músculos, el aumento de la sensibilidad auditiva y táctil, aumento de las pulsaciones y el aumento de energía disponible. Estos cambios son imprescindibles tanto para enfrentar como para huir del estresor en casos de miedo y/o frustración.

EMPLEO DE LA RESPUESTA FISIOLÓGICA

Estas respuestas fisiológicas producen alteraciones que deberían ser temporales. Volviendo al ejemplo del lobo hambriento, si pasa demasiado tiempo sin comer carne, forzar su metabolismo digestivo para realizar algo para lo que no está preparado, terminará costándole la vida. 

Desde el punto de vista del miedo, lo ideal es que intervenga la parte racional del individuo. De este modo podrá hacer un uso eficaz de los recursos que el estrés le proporciona:

Si se hace una adecuada gestión del estrés en casos de miedo

Un individuo equilibrado sabrá gestionar el estrés y podrá resolver el conflicto causado por el estresor. Incluso comprender la verdadera importancia del estresor que, a menudo no es para tanto, pero el individuo no se da cuenta. Esto tendrá como resultado, en la mayoría de las ocasiones, una acción que termine con el problema. De este modo se detiene la respuesta fisiológica al estrés y se proporciona el consecuente descanso para el organismo. FIN

La felicidad no es la ausencia de problemas,

es la capacidad para resolverlos

Si no se gestiona correctamente el estrés

Existen principalmente dos consecuencias a esta inadecuada gestión del estrés:

Gasto absurdo y compulsivo de energía

Aquí se incluyen todo tipo de conductas inútiles para la situación, conocidas como estereotipias. Algunos de estos comportamientos nos resultan extremadamente molestos. Por ejemplo, escarbar el jardín en perros, arañar en gatos, vocalizaciones y eliminaciones inadecuadas en ambas especies. Pero otros, como perseguirse la cola, nos resultan graciosos. Lo cierto es que ninguno de ellos debería ser considerado nada más que comportamientos asociados a momentos de estrés.

El comportamiento termina cuando la energía acumulada en el organismo alcanza niveles tolerables. FIN? Casi, porque al no haber podido resolver el problema, el individuo ha permanecido estresado más allá del tiempo que ha durado el estímulo. Concretamente, hasta haber liberado la energía acumulada durante la exposición al estímulo estresor. Cuanto más tiempo esté expuesto a un estrés agudo intenso, más tiempo le costará al organismo volver a estar preparado para descansar y reponerse. Esto puede derivar en un estrés crónico, con las debidas y nefastas consecuencias fisiológicas.

Frustración

El organismo se ha preparado para resolver un conflicto, pero no lo ha logrado. La alteración fisiológica preparada no ha sido eficaz o no se ha gastado. Permanece en el organismo del individuo y comienza a desgastarlo y enfermarlo desde dentro.

Suele ir acompañado de alteraciones en los ciclos del sueño y/o enfermedades recurrentes. Otitis, conjuntivitis, vómitos y/o gastroenteritis son las más habituales. El cuerpo del individuo se desgasta ante un metabolismo forzado continuado. En los casos de miedo puede llegar a la indefensión aprendida.

Resumen

El estrés es algo que va más allá de la ansiedad mental. Es un estado de alteración fisiológica. Puede ser algo positivo si ayuda a resolver conflictos o exigencias. Si tu mascota sufre un estrés inútil, identifícalo y ayúdale a resolverlo.

Lecturas recomendadas

El mono Estresado, José Enrique Campillo Álvarez (recomendado)

Neuropsicología canina, James O’Heare

Problemas de espalda en los perros, Anders Hallgren

Otros artículos relacionados

Las necesidades básicas y su relación con el estrés

Tipos de estrés y síntomas de estrés en perros

¿A quien conoces que le interese esto?