Fauna urbana

QUE ES LA FAUNA URBANA. DEFINICIÓN

No existe una definición unificada de fauna urbana. La ordenanza o ley de cada comunidad/ayuntamiento de España tiene su propia definición de fauna urbana, fauna doméstica, fauna silvestre, fauna asilvestrada, animales descontrolados, animales abandonados, etc.

Aquí vamos a entender como fauna urbana a cualquier animal, de cualquier especie, sin propietario legal y que vive donde viven las personas. Esto incluye palomas, gorriones, halcones, patos, gaviotas, cigüeñas, ratas, cucarachas, hormigas, moscas, mosquitos, lagartijas, salamandras, gatos, etc.

Para entender porqué hay fauna urbana, tenemos que entender qué ofrecen las ciudades a los animales como ecosistema artificial. Empecemos por el principio:

QUÉ ES UN ECOSISTEMA

Un ecosistema es el conjunto de elementos, vivos o no, que construyen relaciones entre sí. En la naturaleza hablaríamos de animales, vegetales, geología, ríos, etc. Existen tres tipos de ecosistemas:

ecosistema abierto, cerrado, aisladoEcosistema aislado. En realidad, no existen ecosistemas completamente aislados. El ejemplo más parecido es un terrario. No entra materia, ni energía del exterior. Tiene sus plantas, piedras, fuente de energía, etc. Todo dentro de una urna donde nada entra ni sale (excepto la comida que introduces).

Ecosistema cerrado. El ejemplo más común es el planeta tierra. Intercambia energía a través de la atmósfera, pero no hay intercambio de materia. 

Ecosistema abierto. Es un ecosistema donde hay intercambio de materia y energía. En la práctica, todos los ecosistemas son abiertos. 

LA CIUDAD COMO ECOSISTEMA Y HABITAT ANIMAL

Las ciudades no pueden aislarse a la vida animal. Pueden acceder por aire, agua o tierra. En el momento en que encuentren cobijo, alimento y climatología adecuadas, vendrán y se instalarán.

Alimento

Otra cosa no, ¡pero suciedad y restos de comida tenemos para regalar! Es fácil encontrarla en las aceras, parques y jardines: cáscaras de pipas; restos de bocadillos y comida rápida; envases de golosinas (con golosinas); etc. Y esto sin contar con los contenedores que no siempre se cierran, se respetan los horarios o están en condiciones de aislar nuestros desperdicios de los animales. Ni las flores y semillas de parques y jardines que atraen a especies que sirven de alimento para otras especies.

Refugio

Evidentemente, los animales terrestres de mayor tamaño no se instalan en las ciudades porque no tendrían donde esconderse del ser humano y serían rápidamente exterminados. Sin embargo, los cimientos, alcantarillado, tejados, edificios abandonados y árboles, entre otros, constituyen buenos escondites para animales pequeños/medianos.

Necesitamos parques y jardines con árboles para mantener la calidad del aire; cimientos para levantar la ciudad; alcantarillas para deshacernos de los residuos líquidos; tejados para protegernos de las inclemencias y es inevitable que existan edificios abandonados o en ruinas. Así que es inevitable que los animales encuentren refugios a los que adaptarse. Especialmente los insectos y las aves.

Clima

Las ciudades, en general, se construyen donde los climas son más favorables. También cerca de masas de agua, porque necesitamos el agua para sobrevivir. Buscamos nuestra propia comodidad, pero son muchos los seres vivos capaces de adaptarse al clima que los humanos buscamos.

FUNCIÓN DE LA FAUNA URBANA

Todos los animales cumplen alguna función en el ecosistema. Si no fuese así, emigrarían a otro lugar. Lo cierto es que los biólogos y naturalistas se han centrado históricamente en las especies de manera individual.

Por eso cuando pensamos en un ciervo, sólo imaginamos el ciervo. No vemos los árboles que no crecen porque se los comen al nacer; que al no nacer dejarán de alimentar a otras especies, de sujetar el suelo cuando haga viento, de retener el agua cuando llueva, etc.

Desde hace unos años se habla de castores, lobos, ardillas, conejos y hasta elefantes como “ingenieros de los ecosistemas”. Hasta las cucarachas tienen su importancia en el ciclo del nitrógeno que la tierra necesita para mantener la fertilidad.

Pero el estudio de las relaciones menos visibles entre los animales y su entorno es tan nuevo, y tiene tan poco calado en los ecosistemas urbanos, que faltan datos para entender las aportaciones positivas de los animales en la ciudad.

El control de natalidad, una buena opción para controlar la fauna urbana

Desgraciadamente, hay algo que sí es una verdad universal. El exceso de una especie, también conocido como plaga, nunca es bueno. Los ecosistemas naturales se autorregulan (mientras el ser humano no interviene) y mantienen un equilibrio. Con sus altibajos, pero a lo largo del tiempo se aprecia el equilibrio. Sin embargo, las ciudades son ecosistemas artificiales, por lo que es el ser humano quien debe esforzarse por mantener ese equilibrio.

Como estamos explicando, y se demuestra en el artículo de los gatos callejeros, el exterminio no es una opción. Debemos esforzarnos por encontrar métodos estables de controlar la población. Para ello, las mejores opciones son el control sobre el alimento, los lugares de cobijo y la natalidad.

Tal y como estarás pensando, controlar el alimento requiere de una gran colaboración ciudadana, que deje de tirar comida al suelo. Algo que no parece que vaya a producirse en breve. En cuanto a los lugares de cobijo, requieren inversión en obra civil que ni los propietarios de inmuebles ni las administraciones querrán asumir.

Sólo nos queda la natalidad. Buenas y malas noticias, implantar control de natalidad es costoso, pero mantener un control de natalidad ya establecido puede ser sencillo y económico. Existen piensos esterilizantes para palomas y aves granívoras, líquidos esterilizantes para ratas y diversas opciones quirúrgicas o farmacológicas para gatos, entre otros ejemplos.

ANIMALES ABANDONADOS

las cotorras de kramer forman parte de la fauna urbanaSin duda contribuyen al problema con algunas especies. Las tortugas de florida, las cotorras de kramer, y otras especies de animales exóticos domésticos nunca pertenecieron a ecosistemas ibéricos. Fueron en algún momento abandonadas a su suerte por propietarios irresponsables. Una vez se instala la primera colonia y empieza a procrear, como se ha explicado más arriba, ya no se pueden sacar del ecosistema urbano. Sin embargo, se debe procurar el control de su población. 

¿Cuantas especies animales hay en tu ciudad? ¿Para cuando el día internacional de la fauna urbana? ¿Cuantas especies se han introducido por un propietario irresponsable?

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.