Estimulación sensorial en casa

Nuestros perros y gatos suelen recibir una escasa estimulación sensorial en casa. Proporcionar esos estímulos a sus sentidos forma parte de casi todas las terapias de comportamiento, terapias anti-estrés, etc. Ayudan a mejorar la autoestima de nuestra mascota, así como a desarrollar su nivel de cognición y conciencia sobre su entorno. Esto es especialmente importante en animales que nunca salen de casa, como ocurre frecuentemente con gatos.

Los sentidos

Todos disponemos de los 5 sentidos, pero no todos estamos genéticamente capacitados para desarrollarlos en el mismo grado. Jamás tendremos la visión nocturna de un buho, el olfato de un perro o el oído de un gato.

En este sentido, es recomendable saber cual es el orden de importancia de los sentidos para nuestra mascota. También conocer la sensibilidad y las herramientas de las que dispone. De esta manera podremos escoger el mejor método de estimulación sensorial para nuestra mascota.

En el gato, los sentidos en orden de importancia son: el oído, la vista, el olfato, el gusto y el tacto.

En el perro, los sentidos en orden de importancia son:el olfato, el oído, el gusto, la vista y el tacto.

El olfato

Está bastante desarrollado en ambos. Los gatos perciben el entorno más por el oído o la vista, sin embargo disfrutan mucho con la estimulación sensorial olfativa. Piensa en como cambia su comportamiento frente al catnip. En los perros el olfato es su sentido más importante.

Al ser el sentido más primitivo, conectado directamente con el sistema límbico, tiene una gran valor. En personas se sabe que la calidad del olfato está relacionado con la capacidad de aprendizaje, la inteligencia emocional y los recuerdos emocionales. Así pues, todos los animales deberían disponer de una rica y positiva estimulación sensorial olfativa en su vida.

El oído 

en gatos es especialmente importante la estimulación auditiva porque influye en su sentido del equilibrioEs el sentido que más emplean los gatos durante el ejercicio de la caza. Destacan su capacidad para escuchar a grandes distancias, incluso bajo tierra; su capacidad de detectar ultrasonidos y su capacidad de orientación del sonido. Un gato puede oír los pasos de un ratón a varios metros.

En el perro, las distancias a las que captan sonidos son mayores, pero su rango de sonidos audibles, aunque muy superior a la humana, es inferior a la de los gatos.

El sentido del equilibrio se encuentra también en el oído, por lo que la estimulación sensorial del oído es una forma de entrenar el equilibrio. Esto se debe a que los estímulos auditivos son importantes a la hora de tener referencias espaciales que ayuden en el movimiento.

La vista 

Importante no solo durante la caza, sino también durante la comunicación. El gato, como todos los animales no humanos, emplea mucho y de manera muy consciente el lenguaje corporal. Por lo que la vista es imprescindible para comunicarse.

Entre las particularidades más destacadas tenemos su increíble capacidad para ver en penumbra; una superior sensibilidad al movimiento; elevada sensibilidad a la luz, razonablemente controlada por la movilidad de sus pupilas; y un gran campo visual o capacidad para ver por el rabillo del ojo. Curiosamente, no está claro si los gatos son incapaces de percibir colores o simplemente los ignoran.

El gusto 

Es muy especial en nuestras mascotas. Entre otras cosas, porque suele ser el menos estimulado. Muchas mascotas reciben el mismo pienso y los mismos snacks durante toda su vida. Cualquier sentido que no se trabaja, se atrofia. Y todos los sentidos pasan por el cerebro, así que todos son capaces de estimular y producir los cambios más inesperados.

El tacto 

Vamos a pararnos un poco a hablar de bigotes. En animales se conocen como vibrisas. Se encuentran repartidos por la cara: sobre las cejas, en las mejillas y a los lados de la nariz principalmente. Estos pelos tienen una función sensorial importante. Envían al cerebro información sobre temperatura, presión, humedad, dirección y velocidad del viento, etc. En entornos completamente oscuros, o en animales ciegos, también les previenen de choques.

las vibrisas son muy sensibles a la estimulacion tactil

En definitiva, proporcionan información sobre el entorno y los movimientos existentes. También, sobre el movimiento del propio animal, por lo que influyen en el sentido del equilibrio. Algunos estudios apuntan a que la estimulación sensorial de las vibrisas en ratas previenen los infartos.

Las almohadillas son otro órgano sensorial táctil. Detectan la dureza, textura y temperatura del suelo.

Estimulación sensorial

Con lo que ya sabes sobre los sentidos de los perros y gatos puedes comenzar un programa de estimulación sensorial, pero quiero darte algunos de los trucos más eficaces y las claves para implementarlos con éxito. Además, debes tener presente que la estimulación sensorial solo es eficaz si se ofrece unos pocos minutos cada día. Si está de manera permanente, se convierte en rutina y ya no estimula.

Estimulación sensorial olfativa

Está muy de moda actualmente, no creo que te esté descubriendo nada nuevo. Suele ir unida a la estimulación gustativa ya que se realiza con comida y snacks. Hay tres puntos claves que te darán mucho juego.

El primero es cambiar los olores. Los productos de aromaterapia pueden ser una buena opción. En el mercado de los cazadores existe un un producto llamado «sangre artificial» que se usa para entrenar perros de rastro. No conozco de nadie que lo haya usado en gatos, pero sospecho que también sería eficaz. En gatos, también puedes usar catnip u otras hierbas estimulantes como te comento en este artículo. Deja el envase abierto y espera a que lo busque, impregna objetos con ella… incluso puede servir para incentivar el uso de ese carísimo juguete al que no hace ni caso.

En este juego de estimulación sensorial olfativa para perros, la gata decidió unirse espontáneamente
Esta gata se unió espontáneamente al juego de olfato

El segundo es el de esconder los olores. Tener que usar el olfato para buscar algo apetecible es otro método de estimulación olfativa. Son muy comunes los juguetes rellenables, comederos interactivos y mantas de olfato, aunque también puedes hacerte tu propio circuito casero. En gatos es especialmente importante jugar con las alturas. 

Juega con las humedades y temperaturas. Todos hemos oído hablar del olor a «perro mojado».  Y es que los olores cambian en intensidad y en detalles en función de la humedad y temperatura. Echar agua caliente sobre el pienso es un viejo y efectivo truco para animales que se resisten a comer. Pues aprovechate de esto: calienta, enfría, humedece con agua, caldo, aceite los objetos y alimentos que emplees en la estimulación.

Estimulación sensorial gustativa

Como ya hemos dicho, va ligada habitualmente a la olfativa puesto que usamos mucho comida y snacks para los juegos de olfato. Para este tipo de estimulación, también hay algunos consejos aplicables a piensos, snacks o incluso comida casera:

Cambia los sabores y texturas. Cualquiera se cansaría del chocolate si tuvieras que desayunarlo, comerlo y cenarlo uno y otro día. Ofrece distintos sabores: pollo, pavo, cerdo, ternera, queso, sardina, merluza, manzana, brócoli.  Puedes ofrecerlo tanto en alimentos o snacks de tienda, como en crudo o cocinados en tu casa. Recuerda que, en general, las verduras es mejor darlas cocinadas y las carnes con un leve hervor.

Cambia las temperaturas. En verano es probable que tu perro o gato aprecie un buen helado. Puedes coger los juguetes rellenables, ponerle su ración de comida, unos pocos snacks, un poco de caldo y congelarlo. En invierno o durante una convalecencia calentar la comida a unos 35ºC lo hace más apetecible. Y en general, durante el año, a todos nos apetece comer un día frío y otro caliente. Esto, además, cambia el olor.

Estimulación sensorial auditiva

Es peligrosa si se usa mal, ya que debido a nuestra insensibilidad (comparada con ellos) tendemos a pasarnos con la intensidad. Si nuestra casa está mal aislada, los ruidos de la calle y los vecinos pueden suponer de por si suficiente estimulación sensorial. Incluso, si son excesivos, puede ser buena idea dejar la tele o la radio encendida cuando se quedan solos. Aunque esto tiene más que ver con que ellos la seguridad que asocien nuestra presencia, así que deja los canales y programas que tu escucharías si estuvieses en casa.

Existen grabaciones de sonidos de monte, mar, animales, etc. Sin embargo, no está clara la calidad mínima necesaria para que estos sonidos grabados puedan constituir un estímulo en sí mismos.

Estimulación sensorial visual

una ventana abierta será la única opción de muchos animales de acceder a la luz natural como estimuloSabemos que tanto perros como gatos son cazadores, preferentemente vespertinos. Es decir, cazan sobre todo al amanecer y al anochecer. También sabemos que son especialmente sensibles al movimiento y que su nivel de sensibilidad a la luz es distinta de la nuestra. Teniendo esto en cuenta hay dos cosas muy recomendables:

Variaciones de intensidad y acceso a luz natural y artificial. En algunos animales, como aves, hurones o gatos, existe cierta sensibilidad a la luz natural en sus procesos biológicos. Permitir el acceso a la luz natural es imprescindible. Si eres de los que bajan las persianas cuando estás en el trabajo, o durante los calurosos días del verano, planteate dejar al menos una habitación con la persiana levantada.

Ofrece movimiento. En gatos es muy frecuente el uso de cañas y láseres, aunque algo tan simple como una pluma colgando en una zona de corrientes también sirve. Si usas láseres, recuerda evitar la posible frustración de una caza infructuosa terminando el juego con un objeto cazable. La estimulación sensorial basada en movimiento debe estar muy controlada y limitada en el tiempo. No se trata de crear una obsesión que pueda derivar en problemas de comportamiento.

Los perros son quienes menos necesitan una estimulación sensorial visual extra. Normalmente salen al parque; miran por la ventana; se les tiran pelotas, palos, etc. De hecho, a menudo los perros están visualmente sobreestimulados. Sin darnos cuenta, les enseñamos a creer que el mundo se conoce por la vista, olvidándose de sus otros sentidos.

Estimulación sensorial táctil

La sensibilidad de las vibrisas hace que sea fácil dañar a nuestras mascotas sin pretenderlo. Además, la estimulación de las vibrisas lleva implícita una invasión del espacio personal. No siempre es fácil evaluar si esta invasión será bien recibida. Sin embargo, si tienes una excelente relación con tu mascota, soplar o rozar muy suavemente estas vibrisas es una forma de estimulación totalmente válida.

En cuanto a las almohadillas, las formas de estimulación son de sentido común: cambiar el suelo que pisa. En cachorros y animales tímidos es especialmente importante como método de desensibilización, como un modo de normalizar objetos cotidianos. Anima a tu peludo a pisar bolsas de plástico, o de papel, trozos de cartón, alfombras, ropa estirada, ropa arrugada, toallas, hierba, tierra, arena, piedra, madera, etc.

Algo que nunca olvidaré fue la reacción de mis perros la primera vez que pisaron la arena de la playa. Si tienes en casa un animal que no sale, aunque no es lo mismo, puedes comprar arena de construcción o césped artificial.

Todo a la vez

Hablar de estimulación sensorial a nivel teórico es sencillo. La práctica también lo es, pero lo cierto es que en la práctica solemos realizar varios tipos de estimulación a la vez.

Por ejemplo, si usas un balde de plástico, lleno de una mezcla de bolsas de plástico y papel, con unas chuches de distintos sabores escondidas, estás haciendo mucha estimulación en un ejercicio muy corto: estimulación olfativa porque tiene que buscar; gustativa porque cada snack sabe distinto; estimulación táctil porque las vibrisas están tocando todo, y si mete las patas incluimos almohadillas; estimulación auditiva porque el plástico y el papel hacen ruido; estimulación visual porque hay distintas intensidades de luz en función de cuanto meta los ojos entre los objetos.

¿Qué ejercicios de estimulación usas con tu perro o gato? ¿Conoces los tipos de estimulación recibe más habitualmente? ¿Qué reacciones te han sorprendido más al ofrecerle estimulación sensorial de cualquier tipo? Si quieres mejorar la vida en casa a través de ejercicios de estimulación, no dudes en dejar tu pregunta entre los comentarios.

¿A quien conoces que le interese esto?