Esterilización en Perras: Ventajas, Inconvenientes y Alternativas

Actualmente son dos los argumentos principales que veterinarios y propietarios argumentan para esterilizar a las perras:

  • evitar camadas indeseadas y embarazos psicológicos
  • reducir probabilidad de tumores, piómetras y otros problemas de salud

Tras revisar algunas publicaciones científicas hemos visto que, en lo referente a las mejoras de salud, nos encontramos ante una verdad a medias. En un anterior artículo vimos algunos inconvenientes y algunas mejoras que se producen en machos y en hembras. En el presente artículo nos centraremos en complementar esa información con lo que específicamente atañe a las hembras.

Tumores que aumentan al esterilizar a tu perra

Un estudio sobre cáncer y longevidad estableció 4 grupos de hembras: 1, las esterilizadas tempranamente (antes de los dos años de edad); 2, las esterilizadas en la adultez (entre los 2 y 6 años de edad); 3, las esterilizadas en la vejez (entre los 6 y los 8 años); 4, las no esterilizadas. La mayor longevidad la obtuvo el grupo 3, seguida del grupo 2. La esperanza de vida de las perras esterilizadas en la vejez aumenta hasta 3 años con respecto al grupo de esterilización temprana. 

Evidentemente, la esterilización elimina por completo los cánceres de ovarios y útero. Sin embargo, ninguno de estos tumores llega a afectar al 0.5% de las hembras enteras.

Cáncer de mama

el tumor de mama es uno de los más frecuentes y peligrososEs cierto que esterilizar antes del primer celo deja casi a 0 la incidencia de cáncer de mama. También es cierto que las hembras esterilizadas antes de los 29 meses sólo tienen un 2.4% de probabilidades de padecer un tumor mamario. Las hembras esterilizadas pasados los 30 meses tienen un 16% de incidencia de cáncer de mama. La cifra va aumentando paulatinamente hasta alcanzar el 40-60% de incidencia en función de la raza.

Algunos estudios apuntan a que tener más de 3 embarazos psicológicos aumenta considerablemente el riesgo de tumores mamarios. Lo único que se ha logrado demostrar es que existe algún tipo de relación entre los tumores mamarios con los estrogenos y la progesterona.

Las piometras en perras esterilizadas

La incidencia de piómetras (infección de útero) en hembras esterilizadas es bastante menor a la de las perras enteras. La progesterona liberada normalmente durante un ciclo normal, así como las montas naturales, se han demostrado como factor de riesgo de piómetra. Sin embargo, entre las perras enteras hay una mayor incidencia de piómetra en perras que alguna vez han criado. En general, en las hembras intactas de hasta 10 años de edad la incidencia es de 23%. Sin embargo, el porcentaje de hembras enteras que mueren por piómetra no alcanza el 1%.

Otros problemas de salud asociados a la esterilización

Aumenta la incidencia de incontinencia urinaria en hembras esterilizadas, especialmente antes de los 12 meses de edad. Dependiendo del estudio al que te refieras puede aumentar entre un 4% y un 20%.

La esterilización de las perras antes de los 6 meses de edad aumenta hasta 300% la incidencia de infecciones urinarias. 

Los embarazos psicológicos tras la esterilización

Si la esterilización se produce durante el celo, durante la producción de leche o en los dos meses posteriores al celo, aumenta el riesgo de embarazo psicológico persistente. Sin embargo, esterilizar entre los 3-4 meses posteriores al celo soluciona el problema de los embarazos psicológicos.

Cambios de comportamiento tras la esterilización

Algunos estudios indican un aumento de la agresividad de hembras hacia personas desconocidas cuando son castradas antes de los 12 meses. Especialmente si son castradas en los 2 meses siguientes al celo. Si se esteriliza entre los 3-4 meses posteriores al celo aumenta la probabilidad de que se mantenga el comportamiento normal. Sin embargo, los efectos de la ruptura del equilibrio estrógenos-testosterona no están completamente estudiados. 

Métodos anticonceptivos sin esterilizar

Existen pastillas o inyecciones para el celo a base de proligestona, un derivado de la hormona progesterona. Como ya hemos dicho, esta hormona aumenta la probabilidad de infecciones bacterianas uterinas y piómetras. La progesterona cierra el cuello del útero. En caso de uso prolongado la posible infección no presentaría síntomas visibles hasta que se encuentre muy avanzada. Una piómetra que no se detecta a tiempo es más fácil que sea mortal. 

Existen unos implantes e inyecciones de acetato de desloreina, muy empleados en hurones y en algunos lugares para controlar la superpoblación de conejos silvestres. También se usa como tratamiento contra la incontinencia urinaria asociada a la esterilización. Los primeros estudios sobre el uso de estos implantes en perras se realizaron en 2010. Aún no hay suficientes estudios con grupos de control ni resultados concluyentes.

Cualquiera de estas dos alternativas influye en los niveles de testosterona y en la glándula pituitaria. Cabe esperar que tenga efectos sobre el comportamiento y el sistema inmunológico, aunque aún no están completamente estudiados.

Quedaría por mencionar la ligadura de trompas, que aunque es perfectamente viable en perras no suele recomendarse. El motivo es que la hembra seguirá teniendo el celo. Continúa el riesgo de fugas, de aumentar el estrés en los machos de la zona y los cambios de humor asociados al ciclo del celo.

Esterilización frente a camadas indeseadas

En primer lugar, seamos conscientes de que las camadas indeseadas se evitan siendo responsable y precavido. Puedes tener una hembra entera durante toda su vida, pero hay cosas que debes tener en cuenta: no soltarla durante el celo, no llevarla a lugares frecuentados por machos, ni tenerla conviviendo con machos. Esterilizar es lo más cómodo para el propietario (y para los perros del barrio), pero no siempre lo más aconsejable para la perra.

Así pues, debemos valorar en cada caso cual es la mejor opción dependiendo de: la propensión de la raza a unos u otros tumores, otros perros con los que conviva, lo fuertes que sean los cambios de comportamiento durante el celo, la propensión a los embarazos psicológicos, la posibilidad del propietario de sacrificarse durante los períodos de celo de su perra, etc.

Si tu opción es adoptar, las asociaciones siempre entregan a las hembras esterilizadas o con compromiso de esterilización a edad temprana. No podemos reprochárselo si tenemos en cuenta los niveles de abandono existentes y los casos terribles de cachorros abandonados de los que son testigos cada año.

En resumen

Las cifras indican que esterilizar a una perra antes de que haya cumplido el primer año de edad aumenta los riesgos de contraer ciertos tumores de muy alta mortalidad y aumenta la posibilidad de que desarrolle comportamientos agresivos.

Faltan estudios sobre la variación de incidencias de enfermedades mortales a partir del año, así que es difícil decidir cual podría ser una edad apropiada para la esterilización.

Personalmente, me inclino a creer que la mejor opción puede ser la esterilización entre los 29 y los 42 meses de edad; entre los 3 y 4 meses del último celo. De este modo reducimos el riesgo de enfermedades dolorosas y de alta mortalidad como el osteosarcoma, sin elevar demasiado el riesgo de tumores mamarios y sin afectar a la fase de crecimiento y desarrollo.

Artículos relacionados:

Gonadectomia en perros y perras y su impacto en función de la edad

Castración en perros: ventajas, inconvenientes y alternativas

Links de interés

Cancer en Hembras Rottweiler

Efectos de la esterilización en el comportamiento

Incidencia poblacional de tumores mamarios en algunas razas de perros

Factores que influyen en el cáncer de mama en perras

Simposium sobre reproducción canina y felina

Piómetras en perras

Aplicación clinica de la desloreina en perros y gatos

¿A quien conoces que le interese esto?

6 thoughts on “Esterilización en Perras: Ventajas, Inconvenientes y Alternativas

  1. Buenos días, me gustaría saber de qué fuentes provienen estos datos. Muchos especialistas en veterinaria y educadores caninos coinciden en que lo mejor es esterilizar antes del primer celo, igualmente, me gustaría aconsejarles que resaltaran con mayor énfasis la necesidad de esterilizar a nuestras mascotas para su propio beneficio tanto a nivel físico como psicológico. Este artículo puede disuadir a muchos que estén pensando en dar el paso de esterilizar a su mascota y es una pena, creo hay que concienciar a los dueños de la importancia y las ventajas que conlleva.

    1. En primer lugar quisiera darte las gracias por tomarte el tiempo de leer y contestar. Entre tanto spam, es un gusto leer un comentario real.
      Las fuentes las tienes en los links. Son estudios diversos que se han realizado. Como siempre digo, lo que hoy es bueno mañana puede ser malo y viceversa. Los estudios tienen de malo que nunca son completos ni exactos. Es imposible controlar absolutamente todas las variables. Sin embargo, cuando algo concuerda con el sentido común, creo que debemos prestar atención.
      El sentido común dice que no se deben privar de importantes hormonas durante las fases de desarrollo. Y aunque es cierto que hay beneficios en la castración temprana (y los menciono en el post), también hay riesgos… ¡¡Más de los que nos cuentan!! Lo que yo propongo no es renunciar a la esterilización, lo que digo es que seamos responsables a la hora de hacerlo. Creo que lo razonable es esperar a que terminen de desarrollarse y que hagamos la castración en el mejor momento posible (en hembras, 3 meses después del celo más cercano a los 2 años de edad; en machos, en cualquier momento después de los 2 años) y siempre por los motivos correctos.
      Se que aún quedan muchos adiestradores que pretenden resolver problemas de conducta mediante la castración, pero son pocos los problemas de conducta directamente asociados a las hormonas. Normalmente, hay un gran trasfondo de otras muchas cosas que no se arreglan ni enseñando un «sit» ni castrando y va siendo hora de que evolucionemos y pensemos de un modo más completo. Cierto que hay casos, sobre todo en machos, en que la castración supone un complemento importante, pero sin un trabajo completo por parte del EDUCADOR (que no adiestrador, porque adiestrar es una cosa y modificar conducta es otra), los problemas no desaparecerán. Como mucho, quedarán camuflados, de forma que a los humanos nos pasen desapercibidos, pero seguirán hay y seguirán dañando nuestro perro. Castrar no es la panacea de la solución a problemas de agresividad, marcaje, etc. Y existen estadísticas que los demuestran, cuyos enlaces tienes a lo largo de los tres post relacionados.
      No se si me he explicado bien o te he liado más. Si quieres profundizar un poco más, podemos seguir hablando a través de facebook. Aunque te recomiendo que primero releas estos post y pinches en todos sus enlaces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.